Cada tiempo tiene sus normas, valores, reglas, ideas, maneras. En los tiempos que yo era joven y educando mis hijas, todo parecía estar en su sitio. Pero ahora que las niñas son mayores y enfrentan su propio pasado hay una discrepancia entre como lo era entonces para mí y como lo es ahora para ellas, encontrando verdades diferentes, imposibles de encajar…. ¿Qué hacer con ello?

Para la madre es un bienintencionado pasado, para la niña es una herida con una espina dentro, difícil de sacar. En mis años más jóvenes educando a mis hijas no he pensado sobre su ser adulta, creación de mis actuaciones. Mi verdad era entonces, su verdad está ahora, con 20 años entre ellas. El pasado no se puede cambiar, está hecho, Suspiro profundamente, Hay un dolor que no se puede solucionar fácilmente porque la madre vivió y solucionó el pasado mientras la hija siente la herida. Solo puedo decir, lo siento …en sus días he causado dolor futuro sin estar consciente de ello. ¿Eso es la evolución? ¿Se repetirá en la relación entre mi hija y el/ la suyo/a?

Va a sufrir mi nieto/a por la bienintencionada educación de mi hija…….

Suscríbete a mi blog

Contáctame

+34 619 04 27 60
cleo.h.999@protonmail.com