La meditación y el mindfulness están estrechamente relacionados, pero tienen diferencias en su enfoque y aplicación.

Meditación:

La meditación es una práctica amplia que abarca diversas técnicas y tradiciones. En términos generales, implica dirigir la atención de manera consciente hacia un objeto, pensamiento, sensación o el momento presente. Puede incluir prácticas como la meditación de atención plena (mindfulness), la meditación transcendental, la meditación enfocada en la respiración, entre otras. La meditación tiene como objetivo principal cultivar la concentración, la claridad mental, y a menudo está asociada con objetivos espirituales o de autodescubrimiento. La meditación está incluida en algunas religiones.

Mindfulness:

El mindfulness, por otro lado, es una forma específica de meditación que se centra en la atención plena o conciencia plena. Implica prestar atención de manera intencionada al momento presente, sin juzgar. El mindfulness se ha popularizado y se ha integrado en prácticas terapéuticas, programas educativos y entornos laborales. A través del mindfulness, se busca desarrollar una mayor conciencia de los pensamientos, emociones y sensaciones presentes, promoviendo la aceptación y la reducción del estrés.

En resumen, la meditación es el término más amplio que engloba diversas prácticas también religiosas, mientras que el mindfulness es una forma específica de meditación que se centra en la atención plena en el momento presente. La meditación puede adoptar diferentes enfoques, mientras que el mindfulness es una práctica particular dentro del espectro más amplio de la meditación.

 

Suscríbete a mi blog

Contáctame

+34 619 04 27 60
cleo.h.999@protonmail.com