Cuántos seres aguantan situaciones que no saben/deben aguantar para no tener que salir de su zona de confort o cambiar sus costumbres, su estilo de vida o su vida entera.

…Tu pareja ronca y le maldices por la noche porque no te deja dormir.

…Tus hijos no te escuchan y van completamente a su rollo, pero tú no dices nada.

…Alguien cercano, familiar, amigo, compañero de trabajo te habla mal de todo el mundo y estas harto de sus cotilleos.

…Te gritan o te pegan.

…Parece que tienes o te dan la culpa de todo.

…En casa eres te encargas de 1000 asuntos, lo hablas o pides cooperación, pero la situación no cambia.

…En el grupo de amigos cuentan contigo para organizar eventos y quedadas. Si no lo haces, nadie lo hace.


Es cierto que muchas personas aguantan situaciones que no desean o no son saludables para ellos, simplemente porque temen salir de su zona de confort o enfrentar cambios en sus vidas. Este fenómeno puede ser bastante común y puede manifestarse en diferentes áreas de la vida de una persona, como en relaciones interpersonales, trabajo, hábitos de vida y creencias arraigadas o patrones subconscientes.

Algunas de las razones por las que las personas pueden aguantar cosas que no deberían incluyen:

*Miedo al desconocido: El miedo a lo desconocido puede llevar a las personas a quedarse en situaciones conocidas, incluso si no les están beneficiando. Cambiar puede parecer aterrador porque implica enfrentar lo nuevo e incierto.

*Comodidad y familiaridad: La zona de confort es un lugar conocido y familiar, y puede ser difícil abandonarlo, incluso si hay aspectos negativos en esa situación.

*Autoestima y confianza: Algunas personas pueden dudar de su capacidad para enfrentar cambios o asumir nuevos retos, lo que las lleva a quedarse donde están, aunque no estén satisfechas.

*Miedo al fracaso: La posibilidad de que las cosas puedan salir mal al intentar un cambio puede ser suficiente para mantener a las personas en su estado actual, incluso si no están contentas con él.

*Presiones sociales y expectativas: Las expectativas sociales y las opiniones de los demás pueden influir en las decisiones de una persona, incluso si no son lo mejor para su bienestar.

*Falta de recursos: En algunas situaciones, las personas pueden no tener los recursos necesarios para hacer cambios significativos en su vida, lo que las lleva a aguantar lo que tienen.

Es importante tener en cuenta que, aunque es normal sentir miedo y resistencia al cambio, también es esencial reconocer cuándo una situación no es adecuada y puede estar causando más daño que bien. En ciertos casos, buscar apoyo de amigos, familiares o profesionales puede ayudar a superar los obstáculos que impiden realizar cambios necesarios y positivos en la vida.

Si te encuentras en una situación en la que sientes que estás aguantando cosas que no deberías, considera hablar con alguien en quien confíes para obtener apoyo y perspectivas adicionales. Recuerda que, en última instancia, tener la valentía de hacer cambios puede conducir a una vida más satisfactoria y plena.

 

Suscríbete a mi blog

Contáctame

+34 619 04 27 60
cleo.h.999@protonmail.com