‘’If you always do what you have always done, you’ll always get what you have always gotten.’’ Steven Hayes

Un hombre caminaba por el campo, llevando una venda en los ojos y una pequeña bolsa de herramientas. Se le había dicho que su tarea consistía en correr por ese campo con los ojos vendados.

El hombre no sabía que en el campo había hoyos grandes. Estaban bastante espaciados, pero eran muy profundos, lo ignoraba completamente. Así que empezó a correr por el campo y cayó en uno de esos grandes agujeros.

Empezó a palpar las paredes del hoyo y se dio cuenta de que no podía saltar fuera y de que tampoco había otras vías de escape, ni había nadie para ayudarle. Miró en la bolsa de herramientas que le habían dado, para ver si había algo que pudiera usar para escapar del hoyo, y encontró una pala. Eso es todo lo que tenía. Así que empezó a cavar, pero muy pronto advirtió que no salía del hoyo. Intentó cavar más y más rápido, pero seguía en el hoyo.

Lo intentó con grandes paladas y con pequeñas, echando lejos la tierra o amontonándola dentro de la hoya… pero seguía en el agujero. Todo ese esfuerzo y todo ese trabajo, y lo único que conseguía es que el hoyo se hiciera cada vez más profundo.

Entonces se dio cuenta de que cavar no era la solución, no era la forma de salir del hoyo; al contrario, cavar es como se hacen los hoyos más grandes. Entonces empezó a pensar que quizás todo el plan que tenía estaba equivocado, ya que cavando no podría conseguir una escapatoria, lo único que hacía era hundirse más.

¡Suelta la pala!
¿Te ha pasado que has intentado salir de algún agujero en tu vida, usando las mismas herramientas o estrategias de siempre, y solo te has hundido más?

¿Qué tal si sueltas la pala y te abres a nuevas posibilidades?

Suscríbete a mi blog

Contáctame

+34 619 04 27 60
cleo.h.999@protonmail.com